"¿Es que acaso debo resignarme
& aceptar que jamas volvere a metértela?..."





La ultima vez recuerdo / leer a Mallarmé
En la colchoneta
Que funcionaba como alfombra al pie de la cama
Acababas de bañarte
& olías a Otoño / o quizá a eucalipto tu piel suave
lisa como azulejo tu piel
de caoba.


Yo estaba sucio & triste /
uno no debería coger triste y sin embargo yo lo hice, lo hago
Es comparable
o parecido a embriagarse solo /otra de las actividades que
con entusiasmo ejecuto.
Era domingo & tu piel tu misma completamente desnuda
Estabas fría.
Fresca / tu piel estaba fría.
& era domingo.


Te limpiaste la entrepierna y te entregaste al espejo
Maquillaje  
te peinabas te ponías tus mallas moradas
Lentamente
& yo solo quería cogerte de nuevo, otra vez
Como para
demostrarte algo no dejaba de mirar tus nalgas &
tus mallas moradas.


Cuando terminaste
de arreglarte frente al espejo
(¿Arreglarte? La verdad es que no tenías nada malo, pero cuando
de agradar a alguien se trata, las mujeres no entienden razones )
Te veías hermosa
& fue entonces que supe del infortunio que caía sobre mí.
Dentro de la crueldad de esto,
tengo que aceptarlo te amaba, un rescoldo de excitante perversión /
al estilo de Cocteau.


Ya no olías
a eucalipto, ni a Otoño / ahora eras Primavera
O perfume barato /
un perfume estático / maquillaje & cereza de tu LipStick.
Tu cabello
olía a almendras y nunca pude explicarme de donde provenía
ese aroma / la causa más probable
O lo que a mí me gusta pensar: tu enamoramiento.
Hace mucho
que no encontraba en ti ese aroma & era Domingo /
Un domingo callado.


Yo en cambio
olía a sexo / a tu sexo y no podía apartar los dedos de mi olfato
Pero eso
lo único que hacía era acrecentar mi tristeza
Llegue a pensar incluso
en el intenso olor de tu sexo como si fuera
la única atmosfera que debía existir
para la                                                           melancolía


Me diste un beso
en la frente sonó tu celular como el graznido
De mil cerdos infernales
Me dijiste te amo Ya voy – Colgaste Era como si fueras
dos personas / ambas tu,
Atrapadas dentro de una macabra silueta & tus labios
& tus ojos /
ambos de alguien mas También tu voz /
cambiante.

Amaba a las dos por igual


Decidí acompañarte
hasta la entrada del callejón que daba a nuestra casa
me diste otro beso
&; entonces como dicen que llega la muerte
Se detuvo frente a mí
el automóvil modelo del año brillaba bastante
Un brillo sepulcral
Igual al de sus gafas que ocultaban su mirada.
(¿Y por que buscaba yo su mirada?)
Abriste la puerta
del último modelo y sin mirar atrás desapareciste
en una tarde silenciosa
Una tarde taladrada
solamente por motores y chispas, ases serpenteando el parabrisas
Una tarde
Un domingo que a veces
Vuelve en mis peores
pesadillas.